hillsborough3Hay momentos en los que el dicho “más vale tarde que nunca” es la frase mas adecuada. Veintitrés años esperando la verdad, más de dos décadas para que el primer ministro inglés David Cameron pidiera perdon y reabriera el caso. Este es el tiempo que han esperado los familiares de las víctimas de la tragedia de Hillsborough, el estadio de Sheffield en el cual el 15 de abril de 1989 encontraron la muerte 96 hinchas del Liverpool desplazados allí para ver la semifinal de la FA Cup entre los reds y el Nottingham Forest. La mayor tragedia del fútbol británico que tiene entre sus víctimas a un niño de solo 10 años, J.P. Gilhooley, primo del actual capitán Steven Gerrard.

La noticia es de máxima actualidad. Después de 23 años sale a la luz la verdad: un informe redactado por una comisión independiente libera definitivamente a los hinchas del Liverpool de las acusaciones de haber provocado la tragedia y señala directamente al operativo policial y al gobierno de Margaret Thatcher, la Iron Lady. La policia esta acusada de tomar decisiones irresponsables que provocaron la tragedia, como la de dirigir a centenares de hinchas hacia un fondo que estaba ya repleto y separado del campo por una red metálica. El Gobierno Tatcher es culpable de haber ocultado la verdad y desviado las pruebas para alejar a la policía de toda responsabilidad. Las primeras pruebas gubernamentales señalaron a los hinchas reds como culpables y, debidamente apoyadas por una campaña de prenda dirigida por el siempre horrible The Sun, los acusaron de haber realizado gestos macabros y ultrajantes con las propias víctimas.

hillsborough4Acusar a los hinchas del Liverpool de cualquier necedad era fácil a finales de los años ochenta. Todavía esta fresco el recuerdo de Heysel y de los 39 muertos vistos en toda Europa antes de la final contra la Juventus, una tragedia que llevó a la exclusión de los equipos ingleses de toda competición europea y significó el pistoletazo de salida para una serie de medidas para contrarrestar en las islas el fenómeno de los hooligans.

Al final, después de todo, el caso se va aclarando. Los verdaderos culpables de Hillsborough serán juzgados, se reescribirá la historia de lo acaecido y los 96 tendrán justicia. En Anfield no dejarán que sus víctimas caigan en el olvido, las llamas que flanquean el escudo del Liverpool jamás dejarán de arder y los 96 nunca caminarán solos.

Justice for the 96. You’ll Never Walk Alone. Y diría también … demos a los hooligans aquello que es de los hooligans y a la policia aquello que es de la policia.

Víctor

Soccer - Hillsborough Disaster Package